Dating Around sigue siendo el mejor reality show de citas de Netflix

Annie Flanagan / NETFLIX

Ben deCitas alrededor



Como redes sociales y aplicacionesse han hecho cargo de las citas, todo el proceso se ha vuelto cada vez más mediado. Configurar un perfil de citas requiere curar y venderse como una marca o un personaje de reality shows. Y las personas que se citan a menudo se buscan en Google y miran Instagram antes de reunirse.

Uno pensaría que estos cambios impulsarían a los reality shows de citas a actualizarse orgánicamente para los tiempos. En cambio, de alguna manera, el género acaba de inclinarse hacia lo convencional y lo retro. Muestra comoEl solterooEl amor es ciego, por ejemplo, permanezca obsesionado con la idea del matrimonio y el compromiso a largo plazo, atrapado en los tropos televisivos sobre el amor para siempre y El que no es fácil de representar de manera original o convincente.



Pero luego está el silenciosamente subversivoCitas alrededor. El reality show se estrenó en Netflix el año pasado y la segunda temporada acaba de salir el fin de semana pasado. La primera temporada del programa atrajo elogios de criticos debido a la forma en que realmente devolvió el romance al género, al tiempo que se mantuvo fiel a la sensación de pasar al siguiente prospecto de las citas actuales.



Ambas temporadas constan de seis episodios de atracones, en cada uno de los cuales un protagonista tiene cinco citas. Las fechas se editan juntas a la perfección de una manera que casi se siente como una historia corta. No hay entrevistas con cabezas parlantes que expliquen las motivaciones; solo tienes que leer caras y señales. No hay drama artificial, aunque el drama surge de manera orgánica. (Aunque podría decirse que hubo más drama la temporada pasada que en la actual). Tampoco hay anfitrión. En cambio, el programa está configurado para que los espectadores se sientan como si estuviéramos escuchando a escondidas una cita.

Quizás lo más sorprendente es que el programa no se centra en el tipo de personas que se citan a personas blancas heterosexuales y listas para ser influyentes de otras franquicias. La primera temporada, ambientada en Nueva York, incluyó personas que se citaron desde los veinte hasta los sesenta, contó con personas queer de color y los participantes blancos no solo salían con otras personas blancas. Las mismas elecciones de casting y producción informan la temporada actual, que se desarrolla en Nueva Orleans.

Como la marca de programas de Barbie y Ken cegadoramente blancos y heterosexuales comoEl solterosometerse a un largo atrasado ajuste de cuentas racial, Citas alrededor, un programa muy superior, es solo una demostración de que una marca de reality shows de citas menos centrada en los blancos también es mucho más interesante.

Cortesía de Netflix



Maria y Deva

Citas alrededorShowrunner,Alycia Rossiter, en realidad conocía todos los tropos y trucos de producción habituales después de pasar una década trabajando enEl solterofranquicia. Ella específicamente salió de su caminonopara incluir aspirantes a influencers en clubes, buscando personas en lugares menos obvios como bibliotecas, clubes de bridge y librerías. Queríamos ofrecer una diversidad de personajes: diferentes orígenes, diferentes etnias, homosexuales, heterosexuales, una gran variedad de personas diferentes, ella le dijo a Buitre el año pasado.

Uno de los que se citaron, Lex Liang, un diseñador de vestuario y escenografía gay, asiático-americano, recordó preguntando a un productor: ¿Qué tengo que ofrecer? No me parezco a ese tipo, no corro autos. Es exactamente por eso que te lo pregunto, respondió el productor.



El episodio de Lex es un ejemplo perfecto de por qué el programa es tan bueno. En una breve introducción, los amigos y la familia describen por qué es una trampa: es un James Dean gay, dice un amigo con cariño, y ciertamente luce el papel con una camiseta blanca ajustada y jeans. Más tarde, Lex habla con una de las citas sobre lo que él denomina la segunda mejor opción en las citas de hombres homosexuales, los vínculos con un compañero que se describe a sí mismo como gays sobre sus personajes drag y sutilmente le pregunta a sus citas si eran mejores o pasivos. Su cita de futbolista convertido en jugador de rugby va con: Yo diría que soy muy dominante en la mayoría de las situaciones, mientras que un chico italiano intenta esquivar la pregunta y dice: Creo que en una primera cita podemos saltarnos esa conversación. , a lo que Lex responde: ¿No informa eso la segunda cita?

Quizás lo más impresionante es que, a medida que las citas de Lex llegan a su fin, se convierte en amigo de un caminante de perros agresivamente inconsciente de día / compositor de canciones de noche que lo hizo escuchar sus letras durante la cena.

Es el enfoque del programa en la magia y la incomodidad de esos momentos lo que lo hace tan atractivo de ver. La fecha en sí es el arco. Desde que las personas que se citan se conocen, vemos sus reacciones iniciales, hasta que comienzan a charlar en el bar, a la mudanza a la mesa de la cena, a la transición al postre en otro lugar y, finalmente, a la decisión de dividir Lyft. en casa o no, cada pequeño momento está lleno de la tensión y la emoción de estar en una cita real.

Un amigo que vio la nueva temporada al mismo tiempo que yo me envió un mensaje de texto diciendo que las personas que se citan principales son un poco menos memorables esta temporada, y estoy de acuerdo. Mi episodio favorito fue probablemente el que presenta a Deva, un músico negro de Hawai, quien, como dice un amigo, realmente se adueña de su sexualidad y belleza y trata de encontrar a alguien que no se deje intimidar por ella.

Deva sale con todos los géneros y tiene citas con hombres heterosexuales y mujeres queer en su episodio. Hablan de sus trabajos: una peculiar diseñadora de vestuario queer explica que siente que heredó su juju de costura de su abuela muerta; un tipo de voz profunda le cuenta cómo salió al mundo y ganó dinero y ahora vive de la propiedad que posee. Deva parece conectar más con María, una compañera artista que hace máscaras, y se unen por sus vidas como artistas y su insatisfacción con etiquetas como bisexual y lesbiana.

El programa no necesita crear ediciones de villanos. El tipo de voz grave, por ejemplo, se vuelve más espeluznante a medida que avanza su cita, primero afirmando que se divorció de su ex esposa porque quería que la retuviera, luego explicando su teoría sobre cómo todos están locos: locos homicidas o locos suicidas. Al final, le está diciendo que ama a las mujeres.tanto quesólo puede salir con mujeres que también sean bisexuales, aunque exclusivamente con otras mujeres. En un momento sutilmente capturado de olvido del tipo, él no capta su tono cuando Deva le dice que la cita ha sido esclarecedora.

Cada pequeño momento está lleno de la tensión y la emoción de estar en una cita real.

La edición convierte en arte las complejidades de terminar una cita y la zonificación de amigos. ¿Creo que deberías encontrarme en mi Instagram? Deva le dice a un quiropráctico dulce pero básico que claramente está enamorado de ella. Heather, una maquilladora que parece horrorizada por un tipo de finanzas bajista y marimacho que busca por diversión, le dice hacia el final de su cita que no cree que él pueda entender su lado artístico. Soy una chica rara, repite, poniéndose la responsabilidad sobre sí misma hasta que él capta la indirecta.

También hay muchos momentos dulces esta temporada. Hay un serio profesor blanco de ciencias de la computación, Ben, que trae flores a cada cita, tiende a repetir lo que acaba de decir su cita y se horroriza cuando termina con un estudiante de su universidad. Brandon, un maestro de jardín de infantes gay, tiene una cita con un chico atractivo que solo ofrece lo que él llama Ronald de nivel básico en las primeras citas y no cree en las relaciones. Brandon consigue que baje la guardia lo suficiente para un beso.

Parte de la diversión del programa es ver quién es elegido para una segunda cita, la respuesta puede ser incluso nadie, pero el viaje de la cita en sí es tan interesante que lo que sucede después de la primera cita es más una ocurrencia tardía.

En realidad, esta vez no hay grandes idiotas ni enfrentamientos dramáticos. La temporada pasada hubo una escena muy discutida con fecha de mano Gurki , una hermosa mujer india americana de 36 años, nacida en Francia. Ella está hablando con un lindo chico blanco, que no puede dejar de lado el hecho de que ella admitió tener dudas sobre su primer matrimonio. Ella explica que el matrimonio de sus padres fue arreglado, que no creía que fuera posible tener una cita sin el matrimonio como objetivo final. Sé que las bodas indias son una gran tarea, dice. Sé lo que pasa.

No mucho después, se vuelve hacia ella y le dice que no confíe en lo indio como excusa de por qué había mentido. Le mentiste a un hombre, dice. ¿Cómo podría confiar en ti? ¿Cómo podría alguien confiar en ti? Es una de las descripciones más precisas que he visto de cierto tipo de masculinidad blanca liberal, una que dice saber lo que está pasando y, sin embargo, es tan frágil que solo puede ver a una mujer encontrándose a sí misma y entrando en su agencia mintiendo. (Alerta de spoiler: aunque no elige a ninguna de las personas que se citan en el programa, en un giro inesperado de la trama, terminó saliendo con el director. )

A menudo, las representaciones de la raza en la televisión de realidad se reducen a escándalos racistas. La ex soltera Rachel Lindsay señaló en una entrevista reciente que elSolterola franquicia ni siquiera parece examinar las redes sociales de un concursante antes de llevarlo al programa; es como si quisieran tener historias racistas de compañeros de reparto para crear tensión y luego educar a la mayoría de la audiencia blanca a expensas del concursante negro.

Citas alrededorno es ni remotamente didáctica y, sin embargo, a través de su reparto, edición y producción, se centra en las formas sutiles en las que pueden surgir malentendidos y conexiones entre razas y géneros. En la temporada actual, a Demi, que es dominicana, claramente no le gusta un dulce gringo con una camisa floral que cuenta una historia extraña sobre orinar en un automóvil. En cambio, se une a un hombre hondureño por su identidad latina compartida; habla de haber sido arrestado en un momento de identidad equivocada. Mientras tanto, un tipo afable llamado Justin habla con una de sus citas sobre el colorismo en la diáspora filipina.

Cuando las relaciones cis-heterosexuales blancas son la norma, es imposible resaltar otros matices.Citas alrededorEl sutil alejamiento de esas normas es, lamentablemente, más descabellado que cualquiera de las extravagantes premisas vendidas por la mayoría de los otros reality shows de citas. ●

Más sobre esto

  • Netflix's Demasiado caliente para manejar me dejó fríoAlessa Domínguez 18 de abril de 2020
  • Cómo se interpretó el solteroAlessa Domínguez Feb. 18, 2020
  • 'Love Is Blind' de Netflix es desordenado. No en el buen sentido.Alessa Domínguez Feb. 20, 2020