Mascotas como obsequio: buenas intenciones, mala idea

Es tentador sorprender a alguien, especialmente a los niños, con un cachorro, un conejito, un hámster o un gatito mullidos. Mientras imagina los gritos de alegría, considere cuán trágica podría volverse la situación. Una mala compatibilidad podría significar que el animal termina en un refugio, se siente solo o incluso sufre abuso o negligencia.