12 de las imágenes más antiguas de la historia afroamericana en Estados Unidos

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Tintype de una mujer joven con un niño, hacia 1865.



Desde su creación en 2003, la Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana ha ayudado a preservar y relatar la experiencia afroamericana a través de ella s colección de m más de 36.000 artefactos históricos. En 2016, el museo abrió las puertas a su nuevo Ubicación de Washington, DC, compuesta por aproximadamente 85,000 pies cuadrados en cinco pisos de espacio de exhibición.

En el centro de estas colecciones se encuentran Michèle Gates Moresi , quien supervisa las adquisiciones y los esfuerzos de conservación del museo, y LOS aura Coyle , responsable de los programas de digitalización del museo. Juntos, Coyle y Moresi han coeditado un nuevo libro, titulado Imágenes con propósito: primeras fotografías del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana ,que se sumerge profundamente en los archivos del museo para descubrir muchas de las primeras imágenes que documentan la experiencia afroamericana.



Aquí, BuzzFeed News habla con Coyle y Moresi sobre su nuevo libro mientras discuten el proceso de edición y el contexto cultural en el que se hicieron estas poderosas imágenes.



¿Puede hablarnos sobre la variedad de fotógrafos que aparecen en este libro? ¿Quiénes eran y en qué calidad estaban documentando la vida de los estadounidenses negros?

Laura Coyle:Este libro incluye una amplia gama de fotógrafos: blanco y negro, hombres y mujeres, amateurs y profesionales, establecidos en estudios e itinerantes. La fotografía llegó a Estados Unidos en 1839, el mismo año en que se inventó, y en un año se abrieron los primeros estudios en América. A medida que la tecnología mejoró rápidamente, la demanda de fotografías de retratos aumentó rápidamente.

Los afroamericanos abrieron algunos de los primeros negocios de fotografía en el país. A medida que convertirse en fotógrafo se volvió más simple y menos costoso durante el transcurso del siglo XIX, cientos más de afroamericanos se convirtieron en fotógrafos profesionales, dirigiendo sus propios estudios, viajando con sus cámaras o trabajando para otros fotógrafos.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana



Izquierda: fotografía de 1863 tituladaGordon bajo inspección médica.Derecha: Tarjeta de gabinete de Sojourner Truth, 1864.

Nuestro libro muestra que los fotógrafos en blanco y negro eran capaces de hacer fotografías comprensivas de afroamericanos. Sin embargo, los fotógrafos y modelos afroamericanos compartían un vínculo especial y un interés personal en retratar a los sujetos negros con respeto. Se dieron cuenta de que con las imágenes que crearon y encargaron, no solo estaban afirmando el valor de personas en particular, sino también de toda la raza dentro de una sociedad más grande que a menudo los denigraba.

¿Puedes hablar un poco sobre las eras representadas en este libro?



Michèle Gates Moresi :Las imágenes de este libro abarcan desde la década de 1840 hasta la de 1920: desde el período de la esclavitud hasta la Guerra Civil, la Emancipación y la Reconstrucción, pasando por el ascenso de Jim Crow y la supremacía blanca y la Primera Guerra Mundial.

Los afroamericanos enfrentaron desafíos extremos para su bienestar y lucharon continuamente por la igualdad de derechos y la justicia social. Las imágenes de afroamericanos deben verse en estos contextos. Por ejemplo, las fotografías tomadas en cooperación con el modelo [ver página 41, Frederick Douglass con su nieto Joseph Douglass, 1894] contrastaban con las imágenes racistas que perpetuaban los estereotipos negativos de los afroamericanos. Vemos que cuando los afroamericanos tenían el control de su imagen, exudaban un sentido de orgullo y dignidad que la sociedad en general les negaba implacablemente.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Deslizamiento de linterna de los traficantes de esclavos, Birch & Co., en Alexandria, Virginia, 1862.

¿Qué tan común era la fotografía durante este tiempo y qué implicaba exactamente ser fotógrafo y estar sentado para un retrato?

LC:El primer tipo de fotografía disponible comercialmente en los Estados Unidos, el daguerrotipo, el espejo con memoria, requirió en un principio un compromiso sustancial por todos lados. Para el fotógrafo, los costos iniciales eran altos porque el equipo y los suministros eran caros. Tomar fotografías también requirió nuevas habilidades exigentes. Para los asistentes, el proceso fue un suplicio. Los primeros daguerrotipos requerían que el sujeto permaneciera absolutamente quieto hasta por 20 minutos bajo una luz cegadora.

Sin embargo, rápidamente este proceso se volvió más rápido, más barato y más fácil. En la década de 1850, un daguerrotipista novato podía ser lo suficientemente competente en dos semanas para montar un negocio, y los tiempos de exposición se reducían a uno o dos minutos. También estaban surgiendo otros tipos de fotografía. Los fotógrafos se adaptaron, y los tintypes, ambrotipos e impresiones fotográficas más baratos pronto hicieron obsoletos los daguerrotipos.

MGM:Frederick Douglass fue uno de los primeros en reconocer el poder de la fotografía y compartió sus ideas tanto en sus discursos como en sus acciones. Douglass es el hombre más fotografiado del siglo XIX, habiendo posado para más de 150 retratos [ver página 25]. Reconociendo la importancia de las imágenes, aprovechó la oportunidad con la mayor frecuencia posible para documentar su propia imagen como un hombre negro digno y autodeterminado.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Izquierda: Ambrotipo de Frederick Douglass, 1855-1865. Derecha: Daguerrotipo de mujer con un niño en su regazo, 1839-1865.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Una fotografía de tarjeta estéreo tituladaAzada de arroz, Carolina del Sur, EE. UU., Circa 1904, publicado después de 1915.

¿Dónde empezó el proceso de selección? ¿Cómo tomó sus decisiones?

MGM:Trabajando con un comité de publicación, identificamos todas las fotografías de nuestra colección actual que datan de la década de 1920 o antes, y cada uno de nosotros seleccionó las imágenes que pensamos que eran las más atractivas para este libro, con un énfasis especial en las fotografías del siglo XIX. Como grupo, nos reunimos varias veces y seleccionamos 100 fotografías aproximadamente, y continuamos refinando a medida que los temas se unían hasta que tuvimos alrededor de 60 fotografías. Durante el proceso también consultamos con la profesora Tanya Sheehan, quien contribuyó con un ensayo a este libro. Seleccionó las fotografías sobre las que quería escribir para explorar la fotografía vernácula.

¿Hubo algún desafío en la organización de este libro?

LC:Un desafío fue decidir qué incluir. Para ser un museo joven, la NMAAHC tiene una impresionante colección de fotografías tempranas, y había tantas fotografías que amamos pero que no pudimos caber en el libro.

Otro desafío fue decidir cómo organizar las fotografías en el libro. Desde el principio, sabíamos que queríamos explorar los roles que desempeñaban las fotografías en la vida negra, pero los roles resultaron ser tan complicados y desordenados como la vida misma. Al final, nos decidimos por seis temas que ejemplifican el uso de fotografías en este período inicial. Muchas fotografías se utilizaron de diversas formas, pero para cada fotografía del libro, elegimos una única forma en la que se utilizó para ilustrar un tema.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Ambrotipo de soldado de la Guerra Civil, 1861-1865.

MGM:Uno de nuestros mayores desafíos fue cómo lidiar con imágenes realmente difíciles: fotografías degradantes que reforzaban los estereotipos y fotografías que documentaban la violencia contra los afroamericanos. Consideramos dejarlos fuera, pero después de discutir nuestras opciones con nuestro director, Lonnie Bunch, decidimos que teníamos que incluirlos porque representan aspectos dolorosos de la historia estadounidense que a menudo se ignoran, se olvidan o se niegan. Si bien en general el libro celebra la vida y los logros de los negros, y el poder que los afroamericanos ganaron al crear y encargar sus propias imágenes, también queríamos ser honestos sobre los desafíos que enfrentan los afroamericanos y cómo la fotografía se usaba a menudo en su contra.

¿Hubo una imagen o historia en particular detrás de una imagen que realmente te haya afectado?

MGM:Quizás la fotografía de Harriet Tubman. Nos sentimos honrados de tener esta primera fotografía de Tubman, la imagen más antigua conocida de ella, en la colección del museo y de propiedad conjunta de la Biblioteca del Congreso. Dado que nos llegó como parte de un álbum más grande propiedad de Emily Howland, decidimos presentar la historia del álbum en la sección del libro llamada Preserving Memories.

Que Howland recopilara esta imagen para su álbum es importante porque, si bien Tubman es un ícono en la imaginación estadounidense, y particularmente para la historia afroamericana, la gente puede sorprenderse al saber que Tubman también fue un gran héroe en su propio tiempo. Fue venerada por los abolicionistas, y Howland provenía de una familia dedicada a actividades contra la esclavitud. El álbum de fotos de Howland contiene retratos de varias figuras importantes para ella, en lugar de imágenes de la familia, por lo que probablemente era un álbum de recuerdo. Así que es una gran oportunidad para compartir con los lectores una historia más amplia de cómo Tubman tuvo presencia y significado en su propio tiempo para las personas que la admiraban.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Una fotografía de tarjeta estéreo tituladaEstas son las generaciones de Ham, 1895.

¿Cómo es este proyecto personal para ti?

MGM:He estado trabajando en varios aspectos de la colección de fotografías del museo durante mucho tiempo, por lo que contribuir a este último volumen fue especialmente significativo para mí. En particular, me complace la oportunidad de pedirle a la gente que mire estas primeras fotografías con nuevas preguntas y que considere múltiples significados y propósitos para estas imágenes, entonces y ahora.

LC:¿Quién no ama las fotografías? Especialmente de personas. Me fascinan las fotografías antiguas. Vivo en un lugar y una época diferentes, pero siento una conexión con los asistentes en estas imágenes porque son personas. Quiero que sean reconocidos y recordados. Trabajar en este libro también aumentó mi comprensión de la complicada relación entre raza y fotografía, no solo en el pasado de Estados Unidos, sino también en su presente.

Benjamin G. Sullivan

Certificado de matrimonio con tintipos de Augustus L. Johnson y Malinda Murphy, 9 de julio de 1874.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Daguerrotipo de un hombre con chaleco de cachemira, finales de la década de 1840.

¿Qué espera que la gente se lleve de este libro?

LC:Espero que le quiten el aprecio por los afroamericanos representados en este libro, ya sea delante o detrás de la cámara, junto con el reconocimiento del poder de la fotografía antigua.

MGM:Espero que la gente sienta una conexión con el pasado y reconozca el poder de la fotografía y las imágenes, incluso si tienen más de 100 años. Especialmente en lo que respecta a las fotografías de personas no identificadas, no obstante, todavía podemos aprender algo sobre las experiencias de las personas y, de alguna manera, recuperar un pasado que con demasiada frecuencia fue ignorado y tergiversado.

Museo Nacional Smithsonian de Historia y Cultura Afroamericana

Tintype de James Washington, finales del siglo XIX.

Para aprender más sobreImágenes con propósito: primeras fotografías del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, visitar nmaahc.si.edu .